POR FIN LA DIETA PERFECTA!!!: La clave la tiene tu ADN

A través de un análisis de ADN, se pueden conocer las predisposiciones de las personas en cuanto a enfermedades y tendencias físicas. Cada vez más la ciencia y la medicina apuntan a diseñar formas personalizadas de ejercicios, dietas y tratamientos.

Cuatro mujeres sentadas en un restaurante, charlando, todas preocupadas por bajar unos kilos. Cada una comenta sobre la dieta que realiza. Soledad cuenta que decidió eliminar las harinas, Jazmín come sólo a base de  proteínas, Fernanda optó por la dieta paleolítica y Lucrecia por la de los grupos sanguíneos. Además, todas retomaron sus clases de gimnasia: Lucrecia crossfit, Sol spinning, Fernanda decidió salir a correr tres veces a la semana y Jazmín, pilates. A metros, en otra mesa, eran cuatro los hombres que mantenían una conversación parecida. Es evidente: cada vez más personas se ocupan proactivamente de estar saludables, de verse y sentirse bien. Para esto, resultan imprescindibles: tanto un correcto plan nutricional como una rutina de entrenamiento ordenada.

Pero, ¿cuál es la mejor dieta y actividad física para cada uno? Hace sólo unos pocos años, y gracias a los avances en el conocimiento del ADN (el código madre de todos los seres vivos) se comprendió que los genes estaban directamente relacionados con características personales que impactan en nuestra nutrición, metabolismo, alimentación y capacidades en el ejercicio físico. A partir de entonces, nació una nueva subespecialidad de la genética: la nutrigenética, que fue incorporada dentro de lo que se llamó La Medicina Personalizada: una medicina predictiva, preventiva, personalizada y participativa.

¿Qué significa cada una de las 4P?

Predictiva porque a través del análisis del ADN permite conocer predisposiciones de las personas asociadas a su salud: enfermedades, variables nutricionales y físicas.
Preventiva porque, al detectar predisposiciones personales, pueden definirse tratamientos o hábitos que busquen mitigar sus efectos (o ser más eficientes en la búsqueda de la calidad de vida).
Personalizada porque se basa en la información del propio ADN y del estilo de vida particular de cada persona.
Y Participativa porque requiere, necesariamente, que el propio individuo sea quien ponga en marcha los cambios de vida recomendados.

Ahora bien, ¿qué información concreta brinda a cada una de las cuatro mujeres interesadas en bajar o controlar su peso?

Los resultados del análisis de sus ADNs – que puede hacerse a partir de su saliva- las puede orientar sobre la dieta más eficiente para cada una-, evitando así que ellas decidan por tratamientos que podrían no ser los más adecuados. También ayudarlas a comprender si las grasas mono o poliinsaturadas tienen un mejor impacto en ellas, o si alguna debería incrementar el consumo de Omega 3, o de vitaminas como la A, B, C o D. Los estudios genéticos permiten, además, evaluar otros aspectos importantes de su salud como el riesgo de tener niveles alto de colesterol malo, triglicéridos o azúcar en sangre.

Llamativamente, a partir de un estudio de ADN también pueden conocer cómo sus genes influyen en su comportamiento hacia los alimentos. Sí, ¿sabías que en algunas personas su genética las predispone a comer bocadillos entre comidas o a sentir más hambre que el promedio de la gente? ¿O qué, por ejemplo, muchos de quiénes sienten que “no se llenan nunca” tienen variantes genéticas asociadas con la dificultad a sentirse llenos?

La nutrigenética podría ayudar a Jazmín a encontrar respuesta a un problema que la aqueja: “si tomo un café a la tarde, después no puedo dormirme” o a Fernanda con su malestar luego de consumir lácteos. Sí, hay personas que genéticamente tienen una predisposición a metabolizar más lentamente la cafeína que otras. Otras tienen genes que las predisponen a ser intolerantes a la lactosa.

Lucrecia, Jazmín, Fernanda y Soledad. Cuatro mujeres hablando sobre su dieta. La conclusión que devela la nutrigenética es clara: no existe una única dieta que favorece a todas…y a todos. Somos irrepetibles, y nuestros mecanismos para alcanzar los objetivos que nos proponemos deben ser diseñados específicamente para cada uno de nosotros.

No sólo la nutrición se ve atravesada por la genética. Nuestros genes impactan también en nuestras habilidades y capacidades físicas. Hay quienes se benefician más con ejercicios de fuerza. Otros que tienen una mayor capacidad aeróbica. Pero además, la genética está relacionada con la posibilidad de perder peso al realizar actividad física. Por eso tal vez, el Crossfit no sea lo mas adecuado para Lucrecia, y Fernanda no se vea beneficiada en extremo por ejercicios de resistencia.

Hoy, en el mundo, son cada vez mas las compañías que ofrecen estudios genéticos orientados a mejorar la calidad de vida de las personas. En Latinoamerica, All Genomics, con su Dieta del Genoma busca conocer las características nutrigenéticas de la población.

A nuestras cuatro protagonistas, analizar su ADN les sería de mucha utilidad para que poder diseñar la dieta y el entrenamiento ideal para cada uno. Pero ¿podrían ellas solas interpretar la información de un estudio genético?

A priori, para que la información sea capitalizada por estas mujeres, un profesional de la salud debería interpretar los resultados incorporando también los hábitos de vida actuales del paciente, y sus objetivos. Por ejemplo, mientras que Lucrecia tiene un sobrepeso de cinco kilos, el de Sole es de diez. Pero además, Lucrecia trabaja como maestra jardinera y Soledad ocho horas en una oficina. Por su parte, Jazmín tiene intenciones de ir a correr una maratón en seis meses y Fernanda, sólo, de practicar una rutina de ejercicios para hacer tres veces por semana. Por lo tanto para cada una de ellas, el médico responsable de explicarles sus resultados y entregarles sus recomendaciones deberá cruzar la información genética que brinda el estudio con sus hábitos de vida para finalmente definir las propuestas concretas más adecuadas en cada caso.

¿Podrán estas cuatro mujeres cumplir con sus objetivos tras realizarse el estudio de nutrigenética?

La respuesta sólo dependerá de ellas. La probabilidad de éxito estará sujeta a que Lucrecia, Jazmín, Fernanda y Soledad logren transformar las recomendaciones que reciban en acciones. Las soluciones mágicas no existen, la perseverancia y el esmero son dos cualidades fundamentales para cumplir con los objetivos que se propongan. Pero el estudio puede ayudarlas a lograr que su esfuerzo de frutos, y su foco sea más eficiente.

Son millones de personas en el mundo que acceden a diario al análisis de su ADN y los resultados son contundentes. Está comprobada la enorme adherencia de los individuos a los tratamientos basados en el conocimiento de la genética: no hay nada más propio y creíble para uno mismo que la información de su ADN. El ADN es el responsable de la identidad biológica, que hace a cada uno un ser único e irreproducible. Los descubrimientos en genética crecen exponencialmente; sin duda, su rol en nuestra salud se impone cada vez con más fuerza.

La empresa chilena All Genomics es pionera en el tema y es la única que ofrece análisis de mutaciones descritas para la población de America Latina. Con su Dieta del Genoma, realizan un análisis simultáneo de 120 variantes genéticas clave para solucionar tus problemas de sobrepeso.

 

PRE-INSCRIPCIONES ABIERTAS PARA OBTENER TU DIETA DEL GENOMA

2017-05-10T10:42:26+00:00