Los mamíferos moldean su microbioma para prevenir enfermedades

Los microbios intestinales son bien conocidos por contribuir a la salud y la enfermedad, pero lo que está menos claro es cómo los huéspedes controlan los microbios intestinales. Un estudio publicado este miércoles en Cell Host & Microbe ahora que los ratones y los seres humanos producen pequeñas moléculas (microRNAs) de su tracto gastrointestinal, que se eliminan en las heces, para regular la composición de los microbios del intestino y, por lo tanto, proteger contra las enfermedades intestinales, como la colitis.

“Puesto que los microbios intestinales desempeñan un papel importante en el metabolismo del huésped y la inmunidad, así como en la enfermedad, es importante entender los mecanismos por los que la microbiota está regulada por el anfitrión e identificar formas en las que manipular el microbioma”, dice el autor principal del estudio, Howard Weiner. “Nuestros hallazgos revelan un mecanismo de defensa del huésped y señalan a los microRNAs como estrategia de manipulación del microbioma para la salud del huésped”, añade.

Sobre la base de estudios anteriores, Weiner y el coautor Shirong Liu, ambos del Hospital Brigham y de la Mujer y la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, ambos en Estados Unidos, sospecharon que los microARNs podrían desempeñar un papel clave en este proceso.

Estas pequeñas moléculas regulan la actividad génica en una variedad de especies, desde los virus a los seres humanos, y han sido implicados en enfermedades intestinales como el cáncer colorrectal. Además, pueden entrar y controlar la expresión de genes en las mitocondrias, estructuras celulares que se originaron evolutivamente desde las bacterias.

En el nuevo trabajo, los científicos encontraron que los microARNs producidos por las células intestinales en ratones y seres humanos entran en las bacterias, regulan la actividad de los genes bacterianos y dan forma a la composición de los microbios intestinales.

Los ratones que eran deficientes en microARNs intestinales mostraron un microbioma intestinal alterado y eran más susceptibles a la colitis. Pero el trasplante de microARNs intestinal de ratones normales a los roedores deficientes en microARN restauró la composición normal de los microbios intestinales y protegió contra daños en el colon.

Los investigadores están investigando aún más los mecanismos moleculares subyacentes, con la esperanza de finalmente aplicar estos resultados a la clínica.

“Nuestro estudio sugiere que la capacidad del huésped para controlar microbios intestinales probablemente proporciona a los organismos una ventaja evolutiva, es decir, la prevención de enfermedades como la colitis y el cáncer colorrectal -dice Weiner-. Somos optimistas de que será posible un día aprovechar este mecanismo de defensa natural del huésped mediante la administración de microARNs como compuestos terapéuticos para mejorar la salud y tratar la enfermedad”.

 

2017-03-27T22:37:22+00:00